10 Razones Por Qué el Sábado Es el Mandamiento
Más Importante del Decálogo

Prof. Azenilto G. Brito


1er. - Por ser originario de antes del ingreso del pecado en el mundo:

Se analizamos la historia humana, percibimos que hay solamente dos instituciones que anteceden el ingreso del pecado en nuestro planeta: el sábado y el matrimonio. No sorprende, pues, el empeño de Satanás en corromper ambas estas instituciones que él particularmente enoja, el sábado, a través de falsas teologías que lo rechazan o cambian su significado, y el matrimonio, mediante toda esa avalancha de separaciones, divorcios y comentarios negativos por medio de los órganos de diversión (radio, TV, músicas, películas), y más modernamente el matrimonio de personas de mismo sexo.

2do. - Por tener sido “santificado" por Dios y deber ser “santificado" por el hombre:

El propio Dios nos dejó el ejemplo de descansar, bendecir y santificar el primer sábado (Gén. 2:2, 3). Él es ya enteramente santo y no necesitaría santificar nada para Si. Si lo hizo fue “por causa del hombre" (Mar. 2:27). Además de ligarse a la Creación del mundo, el mandamiento comienza ordenando: “Acuérdate del día de reposo [sábado] para santificarlo". El reposo viene después de la orden de santificación.

La palabra “santificar" significa separar para destinación santa, y fue lo que Dios hizo con el séptimo día desde el comienzo de la historia de este planeta. Y la razón dada para que sea el séptimo día, y no otro cualquier según conveniencias humanas, es dejada clara en Éxo 20:11: “Porque en seis días hizo Jehová los cielos y la tierra, el mar, y todas las cosas que en ellos hay, y reposó en el séptimo día; por tanto, Jehová bendijo el día de reposo [sábado] y lo santificó".

3rd. - Por estar en el corazón de la ley y destacar su aspecto vertical y horizontal:

El mandamiento del sábado se ubica bien en el corazón de la ley que fue solemnemente pronunciada por Dios a Su pueblo junto al Sinaí (“y no añadió más"--Deu. 5:22), siendo después escrita por el propio Dios en las tablas de piedra. Y es prácticamente el único que trata de los sus dos aspectos básicos: la perspectiva vertical y la horizontal.

Del punto de vista de la perspectiva vertical (“amar a Dios sobre todas las cosas"), si es para “santificar" el séptimo día, eso significa dedicar a Dios tal día para una comunión más íntima del alma con el Creador, sin los entrabes de preocupaciones seculares.

En la perspectiva horizontal (“amar al próximo como a uno mismo"), el 4to. mandamiento concede reposo a los servidores de un creyente--“ni tu siervo, ni tu criada". . .", y hasta los animales son beneficiados, en esta acción misericordiosa--“ni tu bestia. . ."

4to. - Por tener sido escogido para ser señal entre Dios y Su pueblo:

De entre todas las reglas, Dios eligió el sábado para servir de señal entre Él y Sus hijos, tanto en el evento del éxodo, cuanto milenios después, confirmando el hecho al profeta Ezequiel (ver Éxo. 31:17; Eze. 20:12, 20). No existe ninguna indicación de que esa señal tenga sido puesta de lado en el pasaje de la Vieja para la Nueva Alianza (ver Heb. 8:6-10, cf. Jer. 31:31-33). Los bautistas confirman esto aspecto en su “Declaración Doctrinal", Tópico XV, “El Día del Señor", en el documento de la Convención Bautista Nacional, de Brasil, cuando ponen el texto de Éxo. 31:14-17 entre los textos de base bíblica en las notas de rodapié.

5to. - Por Jesús lo tener destacado como establecido “por causa del hombre":

El sábado fue establecido para servir al mejor interés del reposo físico, mental y refrigerio espiritual de todos los hombres (Mar. 2:27). Además de eso, Cristo tanto Se preocupó en preservar el sábado en la forma como fue pretendido que tuvo varios conflictos con el liderazgo judío, no cuanto a SI debían observarlo, ni CUANDO hacerlo, sino COMO observar “el día del Señor" en su debido espíritu. Él se empeñó por corregir las distorsiones de aquellos líderes para con el mandamiento porque era celoso por las cosas de Dios. Él mismo Se identificó como “Señor del día de reposo [sábado]" (Mat. 12:8).

6to. - Por Jesús tener Se declarado “Señor del sábado", no para descalificar el mandamiento:

En Mateo 12:8 Cristo Se declara el “Señor del día de reposo [sábado]" en debates con los líderes judíos. Él lo hace, no para descalificar el mandamiento, a despecho de haber muchos que enseñan la aberración teológica de que Jesús emprendía una “campaña" anti-sabática, cuando Él mismo estableció el principio como Creador que es (Juan 1:3; Heb. 1:2). No haría sentido ningún que Él ahora buscase disminuir la importancia de lo que Él mismo estableció “por causa del hombre", además del serio problema de que se estuviese de hecho creando “grados de infracción del mandamiento", como cierto “teólogo" dispensacionalista enseña, Él tendría que ser considerado “muy pequeño" en el reino de los cielos, a la luz de Sus propias palabras en Mateo 5:19. Jamás iría Jesús disminuir el valor de cualquier mandamiento de la ley de Dios, “muy pequeños". Y el sábado, en realidad, se confirma como el más importante de la ley.

Cristo Se declaró “Señor del sábado" porque tenía autoridad para definir el modo de observarlo, delante de las distorsiones de los líderes judíos y su constante pregunta a él, “. . . ¿con qué autoridad haces estas cosas? ¿o quién es el que te ha dado esta autoridad?" - Luc. 20:2. Ellos no corrompían solo el sentido del 4to. mandamiento, como también del 5to. Y la práctica del diezmar (ver Mar. 7:9ss y Mat. 23:23).

Se puede decir que así cómo Jesús expulsó a los cambistas del Templo, Él expulsó del sábado las falsas concepciones a su respecto y las reglas humanas que le fueran añadidas.

7to. - Por tener recibido tratamiento especial en Hebreos y ser indicado como todavía necesario:

En la epístola a los Hebreos, mientras las ceremonias y el su sentido prefigurativo del sacrificio de Cristo son detalladamente discutidos en los capítulos 7 a 10, el sábado recibe tratamiento muy especial en los capítulos 3 y 4, siendo tomado como símbolo del reposo espiritual que se obtiene en Cristo. Y aún que el pueblo de Israel haya fallado colectivamente en obtener tal reposo, dentro de Israel hubo los héroes todos, citados en el capítulo 11, que encontraron ese reposo espiritual, y ni por eso pusieron el sábado de lado.

Es interesante que, aunque por todos los dos capítulos 3 y 4 de Hebreos, mientras la palabra griega para reposo es katapausin, en el vs. 4:9 el autor emplea un término especial, usado solo esta vez en toda la Biblia, sabbatismos, al recordar, como indica la nota de rodapié en muchas versiones bíblicas: “Resta un reposo sabático para el pueblo de Dios". O, como tradujo el erudito G. Lamsa, de fuentes originales arameas, “resta una guarda del sábado para el pueblo de Dios".

Claramente el autor quiso demostrar que aunque utilizase la metáfora del sábado para ilustrar el reposo espiritual, él deseó evitar cualquier ambigüedad haciendo claro que el sábado semanal no ha cesado, con la falla sistemática del pueblo de Israel en alcanzar el reposo espiritual que Dios le proponía. El pueblo de Dios continuaba teniendo el reposo del sábado cómo un pequeño modelo de ese reposo en Cristo.

8to. - Por ser indicado como memorial también de la redención:

Al repetir los términos de la ley divina al pueblo, Moisés resaltó que el sábado, indicado en el original de la ley, dada en Sinaí, teniendo el carácter de memorial de la Creación, era también memorial de la Redención, pues recordaba al pueblo el libramiento de la esclavitud de Egipto, donde no tenían el privilegio de dedicar tal día al Señor (Deu. 5:15). Así, pues, el sábado es tanto el memorial de la Creación como de la Redención. Simboliza perfectamente que aquellos que fueron libertados del Egipto del pecado ahora tienen también el privilegio de observar el sábado para dedicarlo al Señor y obtener reposo físico, mental y refrigerio espiritual, algo que no practicaban cuando eran prisioneros del pecado, definido en las Escrituras como “infracción de la ley" (1 Juan 3:4).

9no. - Por ser indicativo de la disposición en servir fielmente al “Señor del sábado":

La realidad es que quienquiera que se disponga a observar fielmente el sábado denota un espíritu de sumisión a todo lo que determina el Señor en Su ley. Difícilmente un asesino, ladrón, adúltero contumaz iría disponerse a seguir tal principio. Tales individuos no revelan consideración para con otras reglas bíblicas hasta más fáciles de acatar, mucho menos se sujetarían a algo que representa una restricción considerada inconveniente y penosa--reservar tiempo para Dios regularmente, en un día contrario a la costumbre social, buscando respetar Su ley integralmente para asociarse semanalmente en la iglesia y a otros adoradores de misma visión.

10mo. - Por proseguir en la Nueva Tierra como principio perpetuo:

Finalmente, de entre todos los mandamientos, el del sábado es el único mencionado como siendo respetado plenamente por los redimidos en la Nueva Tierra “en los cuales mora la justicia" (2 Ped. 3:13). Allí los redimidos tendrán regularmente dos reuniones--una mensual, cuando de la luna nueva (posiblemente de carácter social), y una semanal, los días sábados, para adorar al Señor (Isa. 66:22, 23).

Pues si el sábado es institución que se confirma desde el mundo recién creado y se extiende a las largas eras eternas del mundo recriado, ¿por qué no lo observaremos hoy también, siendo que Pablo deja claro que la fe no vino anular la ley, sino confirmarla (Rom. 3:31)?

Conclusión: Sin duda, el sábado es el mandamiento más importante del Decálogo. Quien discordar de eso, que nos pruebe el contrario indicando, entonces, cuál seria tal mandamiento.
_______

Obs.: Una objeción común a este estudio es de que Jesús indicó que el mandamiento más importante de la ley de Dios sería cualquier de las dos reglas de la “ley áurea"--amar a Dios sobre todas las cosas y al próximo como a uno mismo.

Pero esos mandamientos son meramente un sumario de los 10 Mandamientos, no una regla diferente. Se puede decir que esos principios son el mismo Decálogo en su doble núcleo--el de la relación vertical hombre-Dios, y el de relación horizontal hombre-hombre. Tanto la Confesión de Fe de Westminster como la Confesión Bautista de 1689 confirman que los primeros cuatro mandamientos tratan de nuestra responsabilidad para con Dios, y los seis últimos hacen lo mismo cuanto a nuestra responsabilidad para con el prójimo.
 
 

 Click aqui para volver a la página inicial

 Ministerio en Español

*************************** 

Outras Opções

profazenilto@hotmail.com



Clique aqui para ir para a página do Prof. Azenilto

  Clique aqui para para ir para a página de Historietas-Didaticas"

Clique aqui para ver artigos sobre Os"DEBATES CATÓLICOS"

Clique aqui para ver artigos sobre as "DOUTRINAS CATÓLICAS"

 Clique aqui para ver artigos sobre  SÁBADO OU DOMINGO

 Click aqui para ver artigos sobre a "Imortalidade"

 Click aqui para ler sobre as leis dietéticas

 Click aqui para ver artigos sobre as divisões das leis

 Clique aqui para voltar aos outros artigos

 Clique aqui para ir para os Artigos Numerados

 Ministerio Sola Scriptura