32-10 RAZONES POR QUE COLOSENSES 2:16 NO TRATA DEL SÁBADO SEMANAL COMO PRECEPTO CEREMONIAL

 Prof. Azenilto G. Brito
Dice el texto: “Por tanto, nadie os juzgue en comida o en bebida, o en cuanto a días de fiesta, luna nueva o días de reposo [sábados]”.

Isaías 66:22,23Dice el texto: 22 Porque como permanecerán delante de mí los cielosnuevos y la tierra nueva que yo haré, así permanecerá vuestra descendencia y vuestro nombre, dice Jehovah.
23 "Sucederá que de mes en mes y de sábado en sábado vendrá todo mortal h [ h Lit., toda carne] para postrarse delante de mí,ha dicho Jehovah. ”.

 1)      Porque el apóstol Pablo no iba contradecir en nada la ley divina que reconocía como válida y vigente al exaltarla como “santa, justa, buena, espiritual, placentera, digna de ser mantenida en mente”, según también el salmista dijera: “La ley le Jehová es perfecta, que convierte el alma” (Romanos 3:31; 7:12, 14, 22, 25; Salmo 19:7). Además de exaltar la ley divina, Pablo recomendaba su fiel observancia y su utilización de forma legítima (Rom. 13:8-10; Efé. 6:1-l3; 1 Cor. 19:17; 1 Tim. 1:8).

2)      Porque Pablo sabía que “el sábado foi hecho por causa del hombre” (Mar. 2:27), para el benefício físico y espiritual de los seres humanos desde la creación (Gén. 2:2, 3; Éxo. 20:8-11), y que, siendo “hombre” aplicábase a él también. El Apóstol nunca tendría intención de querer deshacer algo que Dios estableció y sabía no tener autoridad para eso.

3)      Porque las leyes ceremoniales fueron instituidas DESPUÉS del ingreso del pecado, exactamente como una forma de compensarlo y buscar expiación. El sábado no es ceremonial porque fue establecido ANTES de la Caída. De hecho, las dos únicas instituiciones que todavía persisten en el mundo desde antes del ingreso del pecado son el sábado y el matrimonio, ambos igualmente establecidos para el hombre (ver Mar. 2:27 y Mat. 19:5). Ambos son igualmente objeto de tremendos ataques de Satanás, en el primer caso a través de falsas teologías desarrolladas (promoviendo el antiguo dies solis, transformado en el domingo, o la filosofía ambígua del "dia ningunismo"), y, en el según caso, con la creciente ola de separaciones, divorcios, infidelidad conyugal y, más recientemente, los matrimonios gay.

4)      Porque Pablo mismo demostra fidelidad a la observancia del sábado. Él iba a las sinagogas predicar los sábados, y cuando no encontró sinagoga en Filipos, dirigióse a un local junto a un río para orar. En otra ocasión quedóse un año y medio en Corinto, y predicaba regularmente los sábados, sin nunca recordarse de decir a sus oyentes que desde entonces observasen el domingo (Hechos 13:14, 15, 42-44; 16:13; 18:4-11). Si él no fuese un respectador del principio del sábado no podría tener autoridad moral de declarar en su defensa cuando bajo “graves” acusaciones por los judíos: “Ni contra la ley de los judíos, ni contra el templo, ni contra César he pecado en nada” (Hechos 25:8).

5)      Porque en Hebreos, epístola dirigida especialmente a los cristianos hebreos, él trata del sentido de las leyes ceremoniales en los capítulos 7 a 10 y no incluye el sábado como algo ceremonial, sino da al sábado un tratamiento muy especial en los capítulos 3 y 4. Hebreos fue escrito por 64 AD y Pablo ilustra el reposo espiritual que Israel podría tener alcanzado ilustrándolo con el principio del sábado, no con el domingo, lo que sería de esperar si en esa época los cristianos tuviesen adoptado tal día como su día especial de observancia. Además, los que en Israel entraron en el reposo espiritual, ni por eso dispensaron la observancia del sábado, como los héroes descritos en el capítulo 11 de Hebreos (ver también Salmo 40:8).

6)      Porque al ilustrar ese reposo espiritual en Hebreos 3 y 4 Pablo usa la palabra griega katapausin para ‘reposo’, pero en el vs 9 del capítulo 4 él utiliza un término diferente, siendo la única vez que aparece en toda la Biblia: sabbatismos. Las Biblias en general tracen nota de rodapié con el sentido de esta palabra como “reposo sabático”. El traductor George Lamsa tradujo el texto como: “Resta una observancia del sábado para el pueblo de Dios”. Ciertamente el autor de Hebreos quiso mostrar que su uso del sábado como simbolismo por todo el capítulo 3 y 4 no significaba que lo estaba reinterpretando para anularlo como práctica todavía normal, reconocido como un mandamiento divino.

 7)  Porque en toda la epístola a los Colosenses Pablo jamás emplea la palabra “ley”, pues no está tratando de validez de la ley, algo que jamás puso en duda (ver §§ 1 y 2, arriba). Los especialistas no cuentan con muchos detalles de cual sería la herejía que perturbaba los cristianos colosenses, y que consistía en reglas del tipo “No manejes, ni gustes, ni aun toques” (ver Col. 2:21). Tambien él recomienda en el contexto del vs. 16: “Nadie os prive de vuestro premio, afectando humildad y culto a los ángeles, entremetiéndose en lo que no ha visto, vanamente hinchado por su propia mente carnal” (vs. 18), lo que hace el problema de esa extraña herejía colosense aún más compleja de se la comprender. Con todo, lo que es cierto es que Pablo no dice a los colosenses que NO ERA para observar el mandamiento, sino que no debían permitir que eses heréticos proferisen juzgamiento cuanto a la su observancia del día.

8)      Porque el contexto del pasaje trata de “acta de los decretos” que eran perjudiciales, “contra nosotros”. Pero si el sábado fue hecho “por causa del hombre” ciertamente no era una ordenanza perjudicial, contraria a los hijos de Dios pues visaba a su mejor interés, ya que fue establecido “por causa del hombre”. También el sábado no apunta al futuro como las ceremonias prefigurativas, sino básicamente al pasado, a la creación, pues es memorial de la obra creativa de Dios [ver Éxo. 20:8-11 y Salmo 111:4].

9)      Porque eruditos cristianos entienden ahora que el cheirographon [“acta de los decretos”] no es la “ley ceremonial”, como piensan muchos, sino un relatorio de los pecados, “contra nosotros”.  Pablo en Colosenses 2 discute un problema local, y no una nueva noción de eliminación del principio de un día de reposo. Tal principio siempre fue acatado por los cristianos a lo largo de los siglos, según expreso en sus históricas Confesiones de Fe.

10)      Porque especialistas evangélicos de la mayor autoridad y prestigio siempre entendieron ser el sábado mencionado en Colosenses los días de fiestas ceremoniales de Israel, constantes de la “ley de los mandamientos expresados en ordenanzas” y que causaban divisiones entre judios y gentiles (Efé. 2:15). Gramaticalmente el hecho de que la palabra está en el plural no impide absolutamente que no pueda referirse a los sábados cermoniales, (ver Levítico 23:38). El pasaje habla de “días de fiesta, luna nueva o días de reposo [sábados]”, lo que no impide que eses sábados sean cerimoniales, como eran también las fiestas de “luna nueva”. Autoridades varias entendían que los sábados de Col. 2:16 serían las ceremonias, tales como el metodista Adam Clarke, los presbiterianos Albert Barnes y Charles Hodge, los bautistas Jamieson, Fausset & Brown y otros. Tales pesquisadores presentan eses argumentos porque perciben que si Pablo anulase el principio del día de descanso, com  eso eliminaría el propio domingo, pues nada sería dejado en el lugar, y ellos defienden el domingo como siendo la manera cristiana de observar el mandamiento del sábado.
 


 Click aqui para volver a la página inicial

 Ministerio en Español

*************************** 

Outras Opções

profazenilto@hotmail.com



Clique aqui para ir para a página do Prof. Azenilto

  Clique aqui para para ir para a página de Historietas-Didaticas"

Clique aqui para ver artigos sobre Os"DEBATES CATÓLICOS"

Clique aqui para ver artigos sobre as "DOUTRINAS CATÓLICAS"

 Clique aqui para ver artigos sobre  SÁBADO OU DOMINGO

 Click aqui para ver artigos sobre a "Imortalidade"

 Click aqui para ler sobre as leis dietéticas

 Click aqui para ver artigos sobre as divisões das leis

 Clique aqui para voltar aos outros artigos

 Clique aqui para ir para os Artigos Numerados

 Ministerio Sola Scriptura