La Resurrección en el Primer día de la Semana

&Analizando la Enseñanza Bíblica &

Prof. Azenilto G. Brito


 Se enseña equivocadamente que en la dispensación cristiana, además de no más ser los cristianos regidos por la “ley de Dios”, sino por la presuntamente diversa “ley de Cristo”, hay un nuevo concepto de observancia del día de reposo con la adopción de un nuevo “día del Señor”.

Con todo, los que así alegan sólo consiguen ofrecer una pobre argumentación sobre las justificaciones bíblicas para observancia del domingo, delante de los orígines paganos de ese día espúrio y de la falta de apoyo bíblico para tal práctica. Los textos generalmente citados en defensa de la observancia  del domingo son:

- “Habiendo, pues, resucitado Jesús por la mañana, el primer día de la semana (domingo)” (Mar.16:9).

- en el domingo Jesús aparició a Sus discípulos (Mar.16:14).

- en el domingo, Él los encontró en diferentes lugares y en repetidas veces (Mar.16:1-11; Mat.28:8-10; Luc.24:34; Mar.16:12-13; Juan 20:19-23).

- en el domingo Jesús los bendijo (Juan 20:19).

- en el domingo Jesús sopló sobre ellos el Espíritu Santo (Juan 20:22).

- en el domingo Él primero les comisionó para predicar el evangelio a todo el mundo (Juan 20:21 y Mar.16:9-15).

- el domingo se hizo el día de alegría y regozijo para los discípulos (Juan 20:20).

[Adicionalmente, hay el argumento de que el Pentecostés ocurrió en un domingo (Hechos 2:1s)].

Vamos analizar rapidamente estos pasages:

La Resurrección en el Primer día de la Semana

       Los evangelios hablan solamente que Jesús resucitó en el primer día de la semana y apareció a los discípulos que ni sabían del evento. Estaban “reunidos por miedo de los judíos” (Juan 20:19) en aquel día, y no celebrando el día de la Resurrección. En Juan 20:26 la cláusula “ocho días después” podría muy bien significar un período de exactos ocho días, con que el próximo día del encuentro de Cristo con los discípulos se daría en un día lunes. No obstante, aún que tal día fuese otro domingo, eso nada prueba en favor de la guarda de tal día pues nada indica ser esta la razón por la que el día es mencionado, sobre todo cuando ninguna mención se hace de alguna reunión conmemorativa de la Resurrección en asociación con tal día.
       El encuentro entre Cristo y sus apóstoles en otra ocasión ocurrió en día no  identificado, cuando estaban pescando (Juan 21:4-7). Así, no  hay ninguna énfasis especial cuanto a los días en que Cristo aparecía, ni patrón de que tales aparecimientos ocurriesen siempre los domingos, por que tal día hubiera sido memorializado o puesto aparte como día santificado.

       Es bastante significativo que Lucas, 30 años después, relata que las  mujeres que preparaban especias para el cuerpo de Cristo, descansaron reposaron el día de sábado “conforme al mandamiento” (Luc. 23:56). Nada es dicho de “viejo mandamiento”, “el dia de reposo de la ley ultrapasada” o cosa semejante. En el verso exactamente siguiente Él se rifiere al día de la Resurrección llamándole "primero día de la semana", o, en el griego, [i]mia twn sabbatwn[/i], o el primer relativo al sábado, por lo tanto según el contaje judío. Así, para Lucas, tres décadas depués de la Resurrección, el sábado del séptimo día era el día a ser observado “según el mandamiento”, no el día a que simplemente llama “primer día de la semana”.

       También es significativo que en Apo. 1:10, Juan se refiere al “día del Señor”, que algunos dicen tratarse del domingo. Con todo, al escribir el su evangelio, en la misma época, él se refiere al día de la Resurrección como simplemente “primer día de la semana”, sin cualquier designación especial (ver textos citados arriba).

       Tampoco el criterio para establecer los principios de la ley divina concerniente al día de observancia es alguna “serie de acontecimientos” en cierto día. No  hay la mínima indicación de que tales acontecimientos hicieron con que la ley de Dios fuese por eso alterada por un  claro “así dice el Señor”.

       El único día que en las Escrituras tiene la designación especial de “Dia del Señor” es el sábado del séptimo día: Exo. 20:11; Isa. 58:13; Eze. 20:12, 20. En el Nuevo Testamento, el día de que Jesús Se declaró el “Señor” es el sábado, no  el domingo: Mat. 12:8 cf. Luc. 4:16.

Hechos 20:7—La reunión en la “noche de sábado”

       En Hechos 20:7 es relatado que Pablo tuve una reunión de despedida “el primer día de la semana” que, no obstante, era lo que consideramos “sábado a la noche”. El día de los judíos comienza en la puesta del sol. La traducción bíblica Biblia en el Lenguaje de Hoy, de la Sociedad Bíblica del Brasil, refiérese al episodio como teniendo ocurrido en un “sábado a la noche”. La edición equivalente en inglés, Good News for Modern Man, lo confirma llamando aquel día “Saturday evening” [sábado a la noche], lo que también es afirmado en nota del pié de la página en la Contemporary English Version, de la American Bible Society [Sociedad Bíblica Americana]. En el contexto se puede percibir que el “partir del pan” era solamente un refrigerio regular (Hechos 2:46) y no el rito de la Santa Cena (referencia también indicada en la misma nota del pié de la página de la CEV).

Además, el contexto inmediato indica que Pablo pasó la mañana de domingo siguiente viajando, en vez de quedarse para la  “escuela dominical”. . .

       [Obs.: Obsérvese adicionalmente que el propósito específico de la reunión era el “partir el pan”, no instituir un nuevo día de culto. La terminología griega para “partir el pan” es [i]klasai arton[/i]—un lenguaje genérico aplicado a cualquier comida en cualquier día de la semana (Hechos 2:46). Con todo, lo que no se menciona en Hechos 20:7 es el lenguaje específico en griego que los cristianos empleaban para la Santa Cena: “[i]Kuriakon Deipnon[/i]” (ver 1 Corintios 11:20). Ni encontramos ninguna mención al “vino” que se requiere en la celebración de la Santa Cena. Así, no se puede decir que los discípulos se habían reunido para celebrar la Santa Cena aquel domingo de noche cuando Pablo les habló hasta media noche. También sabemos que era noche porque Hechos 20:8 se refiere a las “muchas luces” en la sala—Explicación de Sidney Cleveland].

1 Coríntios 16:2--La ofrenda para ser separada en casa, no en la iglesia

       En 1 Cor. 16:2 hay referencia a una instrucción de Pablo de que los cristianos reuniesen recursos para ayudar a los pobres de Jerusalén, el primer día de la semana. Según el original griego eso sería hecho “en casa” ([i]par hauto[/i]), no en la iglesia. También es significativo que eso fue escrito por el año 55 a 57 AD. No se da al día ningún título especial, como “día del Señor”, siendo llamado simplemente de “primer día de la semana”.

En lo que toca a las cuestiones históricas relativas a la observancia del domingo, es verdad que hay documentos de los Padres de la Iglesia que hablan de la adopción del domingo en lugar del sábado por los cristianos. Eusebio, por ejemplo, contemporáneo, amigo y apologista del Imperador Romano Constantino, declaró: “Todas las cosas que eran deber hacer en el sábado, estas nosotros las transferimos para el día del Señor”--[i]Commentary on the Psalms[/i]. Como, entre tanto, no  hay registro bíblico de tal hecho, siendo esta la tesis de la “tradición” católica, es de se lamentar que los evangélicos no perciban el engaño y no atenten a las palabras de Pablo profetizando el desvío de las enseñanzas bíblicas temprano en la historia cristiana debido a algunos de sus líderes que corrompieron la fe original. Él dijo en Hechos 20:29, 30: “yo sé que después de mi partida entrarán en medio de vosotros lobos rapaces, que no perdonarán al rebaño. Y de vosotros mismos se levantarán hombres que hablen cosas perversas para arrastrar tras sí a los discípulos”.

       Se puede ver que la apostasía de la religión cristiana comenzó bien temprano. Más tarde Pablo indica que “Porque ya está en acción el misterio de la iniquidad” (2 Tes. 2:7).

       Juan, a su vez, se queja de que los cristianos de Éfeso habían abandonado el “primer amor” y la “práctica de las primeras obras” (Apo. 2:4, 5). A los creyentes de Esmirna él menciona los que son “de la sinagoga de Satanás” actuando en su medio (vs. 9), para Pérgamo menciona “los que retienen la doctrina de Balaam,” (vs. 14), y a Tiatira condena su tolerancia de que una “Jezabel, que se dice profetisa” sedujese a muchos con doctrinas pervertidas (vs. 20), y así en delante.

       Con todo, siempre hubo los que preservaron la verdad a despecho de toda esa corrupción de la fe original. Un reportaje de la revista secular [i]National Geographic Magazine[/i], citando palabras de Edward Gibbon en su clásica obra Declínio y Caída del Império Romano, expone que “los etíopes durmieron casi mil años, ajenos al mundo por lo cual fueron olvidados”. De ahí, continúa el reportaje haciendo historia que “Docientos años se pasaron para que el cristianismo hincara pie en Aksum, pero hoy más de la mitad de todos los etíopes son cristianos, cerca de 30 millones de personas. Su fe, por haber sobrevivido aquí por mil años, es una singular fusión de enseñanzas del Antiguo y Nuevo Testamento. Gran devoción es revelada por la Vírgen María, por ejemplo, con todo, hasta hoy las costumbres de los ortodoxos etíopes hacen eco a la ley judía, requierendo que las  iglesias circunciden sus niños de sexo masculino en el octavo día, reposen el día de sábado, y se abstengan de carne de cerdo”.  Artículo: “Keepers of the Faith—The Living Legacy of Aksum”, por Candice S. Millard, Op. Cit., julio de 2001, pp. 115 y 122.

       El erudito adventista, Dr. Samuele Bacchiocchi, hizo unaprofunda investigación sobre el tema de las razones del cambio de la observancia  del sábado para el domingo como el primer (y aparentemente único) no-católico al seguir un programa doctoral en la Universidad Pontificia Gregoriana, del Vaticano. Él produjo su tesis doctoral sobre el tema intitulado Del Sábado Para el Domingo que llegó a ser publicada por la imprenta de la institución, con el debido Imprimatur de la Iglesia Católica.

       En su libro el Dr. Bacchiocchi demuenstra como, dada la influencia del anti-semitismo, sobre todo bajo el imperador romano Adriano por el año 135 AD, los cristianos fueron adoptando el venerabili dies solis del paganismo romano para sustituir el sábado. No querían ser confundidos con los judíos, y por eso fueron cambiando el día gradualmente, siendo este el verdadero origen de la observancia  del domingo. El mismo se pasó con la fecha de la Páscua judía, el 14 de Nisan, cambiado por el “domingo de Páscua”, en la famosa Controversia Quatrodecimana registrada por la Historia y que provocó la excomunión de milllones de cristianos orientales por el obispo de Roma, Víctor (ca. de 191 AD).

       Nadie hizo investigación mejor, más completa, más realista, dentro del propio ambiente de documentación indesmentible e inédita de la biblioteca vaticana. Vale la pena conocer los resultados de su investigación, que hizo que hasta mereciese una medalla de oro de la parte del Papa Pablo VI de reconocimiento de la calidad de su trabajo académico. Se trata de la medalla que todos los alumnos que se destacam reciben. Bacchiocchi consiguió la distincción académica summa cum laude y por eso se hizo  meritorio a la  medalla papal, aún que probando el error de la Iglesia Católica en adoptar la guarda del domingo, en lugar del sábado del séptimo dia, costumbre seguido por la mayoría de las iglesias protestantes, infelizmente.

       ¿Por qué un  erudito adventista del séptimo día a fue meterse por cinco años dentro de la más importante universidad católica del mundo? Sólo hay una explicación: el anhelo por la verdad y una puerta que Dios le abrió para eso. A la semejanza de Mardoqueo, José en el Egipto, Daniel, Nehemias y tantos otros héroes bíblicos que actuaron dentro del sistema del error para hacer brillar la verdad y defender los mejores intereses del pueblo de Dios, Bacchiocchi, el primer y único no-católico en valerse del privilegio, demuestra por la Biblia y por la historia el hecho bíblico de que el sábado del séptimo día es el “dia del Señor” y no otro.

       Los que desean más material relativo a la investigación del Dr. Bacchiocchi basta expresar el interés y mandaremos varios artículos donde eso es expuesto en mayores detalles. Por otro lado, quien desea alguna otra clarificación sobre lo expuesto arriba puede enviarnos su pregunta o comentarios, aún que sea discordando de algún punto. Toda correspondencia merecerá nuestra atención.

       Afinal, el propio Dios invita: “Venid luego, dice Jehová, y estemos a cuenta” (Isa. 1:18). Podemos aprender los unos con los otros para juntos crecer “en la gracia y el conocimiento de nuestro Señor y Salvador Jesucristo” (2 Ped. 3:18).
 


 Click aqui para volver a la página inicial

 Ministerio en Español

Professor Azenilto G. Brito
Ministério Sola Scriptura profazenilto@hotmail.com

*************************** 

Outras Opções


profazenilto@hotmail.com



Clique aqui para ir para a página do Prof. Azenilto ARTES CULINARIAS

  Clique aqui para para ir para a página de Historietas-Didaticas"

Clique aqui para ver artigos sobre Os"DEBATES CATÓLICOS"

Clique aqui para ver artigos sobre as "DOUTRINAS CATÓLICAS"

 Clique aqui para ver artigos sobre  SÁBADO OU DOMINGO

 Click aqui para ver artigos sobre a "Imortalidade"

 Click aqui para ler sobre as leis dietéticas

 Click aqui para ver artigos sobre as divisões das leis

 Clique aqui para voltar aos outros artigos

 Clique aqui para ir para os Artigos Numerados

 Clique aqui para ir para a página de livros.

 Ministerio Sola Scriptura