¿Y en el Séptimo Día Nosotros Descansamos?

&Analizando la Enseñanza Bíblica &

Prof. Azenilto G. Brito
Puede ser que aquellas viejas leyes azules [dominicales] no eran tan locas, en fin



Con este título y subtítulo, Nancy Gibbs escribe una crónica de última página del semanario de gran circulación mundial, Time, con fecha de 2 de agosto de 2004. El artículo es un poco ambiguo, y no ocurre una defensa directa y insistente cuanto a la cuestión, pero sutilmente la autora recuerda los viejos y buenos tiempos de las leyes dominicales en los EUA, y procura ver la lógica y beneficios de la legislación dominical, no destacando tanto una motivación religiosa, pero lidiando especificamente con sus posibles beneficios personales y familiares.

Después de historiar la legislación dominical en los EUA, la autora habla de como la mayor diversificación de la sociedad americana y los muchos intereses comerciales transformaron el domingo. “Los Estados Unidos son muy diversificados, nuestras vidas por demás ocupadas, nuestra economía muy global y nuestro apetito muy grande para perder un día todo que podría ser gasto trabajando, o jugando, o haciendo compras. Presionadas entre la piedad y la ganancia, hasta librerías cristianas estan abiertas [los domingos]”, comenta la articulista un tanto quejosamente.

Por el inicio de la 2a. columna de la materia ella recuerda las palabras de Albert Schweitzer de que “si su alma no tiene un domingo, se hace órfana”. Entonces ella comenta: “Eso plantea una pregunta para nuestro tiempo: ¿que perdemos si el domingo se hace como cualquier otro día?”

Más adelante informa que vendedores de carro en Kansas City, Mo., presionaron por una ley para que hubiera el cierre de todos, los domingos, para que todos igualmente tuviesen un día de descanso sin ser perjudicados por la competencia. De ahí cita una cadena de restaurantes de comidas rápidas, la Chick-Fil-a, con 1.100 establecimientos en 37 estados, que cierra los domingos porque el su fundador Truett Cathy, prometió a los empleados tiempo para “adorar, pasar tiempo con familiares y amigos o simplemente reposar para la semana de trabajo”. Y agrega, entre comillas: “Hacía sentido entonces, y hace sentido ahora”.

Cita, en seguida, un trecho de la carta pastoral del Papa Juan Pablo II en defensa del domingo: “Cuando el domingo pierde su sentido fundamental y se hace meramente parte de un ‘fin-de-semana’ la gente se mantiene presa dentro de un horizonte tan limitado que no más puede ver ‘los cielos’”.
La ilustración del artículo muestra hojas de calendario de una semana, con dibujos de un individuo corriendo, con portafolio en la mano, sosteniendo su sombrero, para cada día de la semana, pero en la hoja del domingo aparece el individuo perezosamente recostado sobre la césped, mirando a un cielo cubierto de blancas nubes.

La reacción al artículo vino en la edición de 23 de agosto, sección de cartas, con comentarios mixtos al mismo. Abajo presento la transcripción de tres de las cartas de lectores, enumeradas bajo el título general, “¿Que día de Descanso?” en la revista:

“Fue presunción de la parte de Nancy Gibbs, en su crónica . . . sugerir que los EUA necesitan tener domingos libres como día de descanso. Gran parte de la población de los Estados Unidos es musulmana, y la fe islámica determina los viernes como día de oración. Los judíos obserban el sábado de puesta del sol del viernes a la puesta del sol del sábado. Así, ¿como podemos esperar en una sociedad pluralística como los Estados Unidos que se fije solamente un día de descanso? Cuando las leyes azules [dominicales], limitando lo que se podía vender los domingos fueron impuestas, americanos judíos y musulmanes no podían realizar negocios dos días por semana: el día de descanso de sus religiones y el domingo. Con la eliminación de las leyes dominicales por toda parte, por lo menos el campo de actuación es más igualitario. La imposición de leyes dominicales correspondían a establecer una religión estatal. Soy grato de que hoy son solamente un recuerdo para muchas personas. – Layni S. Rothbort, Millburn, N.J.

Sentime feliz en leer la crónica de Nancy Gibbs en apoyo a las leyes azules [dominicales] que impieden algunos negocios de operar los domingos. Me acuerdo que cuando era un chico, muchas tiendas eran cerradas; había una quietud entonce que nos rodeaba. Que podamos retornar a los días cuando teníamos tiempo para Dios y la família los domingos. – Robert Rykowski, Scotch Plains, N.J.

¿Como es posible que los judíos puedan mantener un sábado sin un mandato gubernamental restrigiendo las actividades de otros los viernes a noche y sábados, pero de algún modo los que obserban el día de descanso en el domingo necesitan de una ley exigindo que los negocios sean cerrados? La observancia del sábado es, sin duda, un gran beneficio espiritual para individuos y familias. Es, con todo, una decisión personal que requiere escojas y sacrificios. Las leyes azules [dominicales] no tienen lugar en nuestra sociedad multicultural.—Daniel A. Gustein, Chicago, Ill.
 

Comentario de Lutero de Génesis 2:3:

       "El séptimo día Dios santificó para Si propio. Eso tenía el propósito particular de enseñarnos que el séptimo día debe ser particularmente consagrado  a la divina adoración. ... Aunque el hombre tenga perdido su conocimiento de Dios, asimismo Dios pretendía que Su mandamiento que ordena la observancia del sábado permaneciese en vigor." -- Comentarios sobre Génesis 2:3. Luther`s Works: American Edition, eds. Jaroslav Pelikan and Helmut T. Lehman, 55 vols. ( St. Louis, Mo.: Concordia Publishing House, 1955- ), 1:79 e 80.
 

Comentario de Juan Calvino de Génesis 2:3:
Primeramente, pues, Dios reposó; entonces Él bendijo ese reposo, para que en todas las eras pudiese ser mantenido sagrado entre los hombres: o él dedicase cada séptimo día para el reposo, a fin de que el Su propio ejemplo pudiese ser una perpetua regla. El objetivo de la institución [del sábado] debe ser siempre mantenido en memoria: pues Dios no dio a los hombres solamente orden para mantener santo cada séptimo día, como que para que gozarse en su indolencia; antes, para que pudiesen ser libertados de otros negocios, y pudiesen más dedicadamente aplicar sus mentes al Creador del mundo. Finalmente, es un descanso sagrado que quita de los hombres los impedimentos del mundo, a fin de que se dediquen enteramente a Dios. . . . Dios no podría atraernos de modo más bondadoso o más eficazmente inspirarnos a la obediencia que por invitarnos y exhortarnos a la imitación de Él propio. Además, debemos saber que, esta no debe ser la práctica común de una era, o pueblo, pero de toda la raza humana.
 
 

 Click aqui para volver a la página inicial

 Ministerio en Español

Professor Azenilto G. Brito
Ministério Sola Scriptura profazenilto@hotmail.com

*************************** 

Outras Opções


profazenilto@hotmail.com



Clique aqui para ir para a página do Prof. Azenilto ARTES CULINARIAS

  Clique aqui para para ir para a página de Historietas-Didaticas"

Clique aqui para ver artigos sobre Os"DEBATES CATÓLICOS"

Clique aqui para ver artigos sobre as "DOUTRINAS CATÓLICAS"

 Clique aqui para ver artigos sobre  SÁBADO OU DOMINGO

 Click aqui para ver artigos sobre a "Imortalidade"

 Click aqui para ler sobre as leis dietéticas

 Click aqui para ver artigos sobre as divisões das leis

 Clique aqui para voltar aos outros artigos

 Clique aqui para ir para os Artigos Numerados

 Clique aqui para ir para a página de livros.

 Ministerio Sola Scriptura