LA CAÓTICA TEOLOGÍA ANTI-SABATISTA

&Analizando la Enseñanza Bíblica &

Prof. Azenilto G. Brito


Las interpretaciones bíblicas de la teología antinomista, o más específicamente anti-sabatista, representan un desafío al buen seso y a la lógica. Es una teología más que contradictoria—verdaderamente caótica. Veamos por qué:

Primeramente, por el confuso razonamiento de eses “teólogos”, tenemos un Dios un tanto desorganizado, que mixtura un precepto ceremonial dentro de un código de normas morales. Pues ese Dios profiere solemnemente a los oídos del pueblo elegido 10 mandamientos como base de un pacto muy especial con tal pueblo, después escribe tales mandamientos con Su propio dedo en de los tablas de piedra, y eso por dos veces (pues las primeras piedras fueron quebradas por Moisés), siendo 9 preceptos morales y un ceremonial?! En vez de dejar tal mandamiento ceremonial para dictarlo más tarde a Moisés juntamente con las innumeras otras reglas rituales que Moisés escribió en un libro, ese “desorganizado” Legislador pone el mandamiento ceremonial bien en el medio del código de leyes morales—el precepto del sábado!

Pero, aun ese Dios de los anti-sabatistas establece el principio del sábado en la Creación del mundo, separando el séptimo día para el descanso, lo bendiciendo y lo santificando, con todo deja el hombre sin ese reposo. Como no está escrito específicamente que Adán guardaba el sábado, está “probado” que él debía trabajar como labrador (Gén. 2:15) todos los siete días, sin descanso. Oh, sí, él tenía las noches para eso. . .

Aun utilizando el ineficaz “argumento del silencio”, también no está escrito que Abraham y otros patriarcas bíblicos respectasen no solo ese precepto del sábado, mas otros preceptos, como el de no adorar imágenes de esculturas o robar. Así, es bien posible que Abraham, Isaac y Jacob fuesen ladrones de ganado en sus horas libres, pues no había cualquier regla escrita, “no hurtarás”! Y, quizás, Abraham mantenía imágenes en su tienda de Santo Abel, Santo Enoc y San Noé para su veneración. En fin, ¿dónde estaba escrito “no harás para ti imágenes de esculturas. . . no te inclinarás a ellas ni las honrarás?” No dijo Pablo que “donde no hay ley, tampoco hay transgresión” (Rom. 4:15)?

Y es extraño como ese Dios del anti-sabatismo, que hizo del sábado “señal” entre él y Su pueblo (Éxo. 31:13, 17), después cambió radicalmente de idea y dijo que despreciaba el tal sábado en Isaías 1:13 y hasta profetizó que iba acabar con esa institución en Oseas 2:11, para más tarde inspirar el restaurador de la religión israelita a reinstituirlo (Neem. 13:15s). Más extraño es que fue por causa de la violación del sábado—que tenia dicho al pueblo que despreciaba—que Él los castigó con el cautiverio (ver Jeremías 17:27). . . Es decir, el pueblo fue castigado por no respectar un precepto que Dios dijo que Le era aborrecido!

Y Dios aun invita a “los extranjeros” a se unir al pacto divino con Israel ¿observando exactamente, qué? ¡El sábado (Isa. 56:2-7)! Pero, espera un rato, ¡¿no era ese el precepto solo para los judíos y nadie más?! Así es, pero el tal sábado, establecido solo para el judío, más tarde Cristo dijo que fue “hecho por causa del hombre-anthropós”. Bueno, quizás el “hombre” ahí es solo el judío (y las judías) . . . . Con todo eso se pasa también con la institución del matrimonio, en que el mismo hombre-anthropós deja padre y madre y se une a su mujer (Mat. 19:5). ¿Y sería el matrimonio es cosa solo para los judíos?

Hablándose en Cristo, la teología anti-sabatista pone el Hijo de Dios en situación bien complicada. Primero, Lo transforma en un tremendo hipócrita que dice que no vino abolir la ley, sino cumplirla, recomienda a más perfecta obediencia a esa ley (Mat. 5:17-19), para después violar conscientemente y de propósito uno de los sus mandamientos (adivinen cuál. . .—Juan 5:18)! O, se entienden que Él no falló en respectarla (porque estaba sujeto a esa ley, todavía no abolida) Lo colocan dedicándose a una campaña contra la validez de ese mandamiento, criticando los que lo observaban! Como Él dijera específicamente, que quien enseñase algo contrario a cualquier mandamiento “muy pequeños” seria considerado muy pequeño en el Reino de los cielos (Mat. 5:19), el Cristo estaría Se descalificando a Si mismo, dentro de la inevitable lógica anti-sabatista.

Y hasta hay algunos que sostienen que los que no obedecen plenamente los mandamientos divinos, ni por eso dejarán de ir para el cielo, solo que allá se quedarán en una condición de “más pequeños”. Es decir, van salvarse, pero no tendrán gran prestigio el los páramos de gloria! De ese modo, el propio Cristo seria un Ser sin gran “rango” celestial, pues que enseñó directa o indirectamente los Sus contemporáneos a no dar valor a uno de los mandamientos, haciendo contra el 4to. del Decálogo! Bajo esas circunstancias, ¿seria Su situación mejor de que de aquellos a los cuales llamó de “sepulcros blanqueados” que adoptaban la filosofía del “hagan como les digo, pero no como yo hago”? ¿Y pueden hipócritas, por casualidad, almejar un día habitar las mansiones eternas?

Con todo,  aunque deseando “acabar” con el sábado, en la interpretación anti-sabatista, Cristo “Se olvida” de decir abiertamente que no es para cumplir el mandamiento. Dice, pero, que es para atentar al que los jefes religiosos decían, y practicar, pero no del modo hipócrita en que pretendían obedecer a la ley. No obstante, una de las cosas que decían para el pueblo cumplir era el descanso en los días de sábado (ver Mateo 23:1, 2 cf. Lucas 13:14)! Tenemos ahí, pues, una increíble contradicción, por la ótica anti-sabatista—Él quiere acabar con el sábado, pero no dice nada objetivamente en ese sentido, apenas lanza “indirectas”. Al recomendar, con todo, a aquella gente que atenten al que dicen sus líderes religiosos y cumplan (“TODO lo que os digan que guardéis, guardadlo y hacedlo . . .”), la indirecta termina siendo de recomendación al sábado! El Cristo de los anti-sabatistas ciertamente es muy poco atento a eses importantes detalles y termina cayendo en evidente contradicción!

De todos modos, Él Se empeña en su “campaña anti-sabática” apenas dejando “pistas” cuanto a la futura actitud de desprecio por el mandamiento. No obstante, en ese emprendimiento Él  fracasó, pues no consiguió convencer a Su propia santa madre y otras mujeres que Lo servían con la máxima dedicación a despreciaren el sábado. Ni convenció al autor bíblico inspirado, Dr. Lucas. Este relata, escribiendo 30 años después de Su muerte, que las santas mujeres que preparaban especias aromáticas y ungüentos para embalsamar el cuerpo del Señor pararon todas las actividades al final del día viernes, y en el sábado “reposaron conforme al mandamiento” (Lucas 23:56). Las “indirectas” de Cristo contra la guarda del sábado ciertamente no surtieron el efecto deseado ( . . . por los anti-sabatistas).

Cristo aun atribuye al Padre la incoherencia de las incoherencias, ahora poniendo al propio Dios en situación también complicadísima, siempre según la visión anti-sabatista. Además de, como hemos visto, Él tener mixturado preceptos morales con un ceremonial, crea todavía una ley que, en la práctica, no funciona un día por semana. He que “los sacerdotes profanan el sábado y son sin culpa” (Mat. 12:5), lo que, en esa increíble teología, significa simplemente que ellos no cumplían el precepto divino porque actuaban en el Templo, sacrificando hasta en doble los séptimos días. O sea, la ley religiosa creada para elevar espiritualmente al pueblo era violada cada sábado por los propios líderes espirituales que tenían el deber de dar el mejor ejemplo a aquella buena gente, mas el Legislador se olvidó del detalle que en los sábados la ley no era respectada justamente por aquellos que la debían promover entre el pueblo! Un Legislador asaz incompetente. . .

Pero esa loca teología, continúa enseñando que todos los Diez Mandamientos fueron abolidos en la cruz, con todo los principios morales básicos fueron siendo restaurados, menos la cuestión del día de guarda. Así que todos los mandamientos estarían repetidos en el Nuevo Testamento, menos el del sábado. Eso significa que, como decimos en nuestro artículo “10 Dilemas de los Que Niegan la Validez de los 10 Mandamientos Como Norma Cristiana”, si todos los mandamientos fueron abolidos en la cruz, pero siendo después restaurados en el Nuevo Testamento (menos el 4to.), imaginemos una situación increíble que se establecería: el 5to mandamiento fue desechado con todos las demás reglas morales y ceremoniales cuando Jesús exhaló el último suspiro y declaró, “Consumado es”. De ahí, en el minuto siguiente, cualquier hijo de un seguidor de Cristo podría patear la pierna de su papá o mamá, injuriarlos, desobedecerlos y les faltar libremente el respecto, ¡ya que el 5to. mandamiento solo fue “restaurado” cuando Pablo se recordó de referirlo, escribiendo a los efesios, y eso en el año 58 AD (ver Efe. 6: 1-3)! Y, todavía peor, los términos del mandamiento “no matarás” solo fueron reiterados por Pablo en Romanos 13:9, en el año 56 o 58 AD (bien como “no adulterarás”, “no hurtarás”, “no codiciarás”. . .).

Es decir, por casi 30 años los hijos de los cristianos no tenían que respectar a sus padres, pues el 5to mandamiento solo es restaurado después de unas tres décadas, y aun así solo para los efesios. ¡Muchas décadas más se pasaron hasta atingir toda la comunidad cristiana para todos ser sabedores de la necesidad de que los hijos respecten a sus padres! Además de los cristianos poder matar unos a los otros, etc., en ese mismo período “sin la ley restaurada”. . . ¡¿Hace eso cualquier sentido?!

En eso se puede ver la confusión total en que esa gente se mete al contrariar el “así dice el Señor” de las Escrituras.
No obstante, la caótica teología semi-sabatista continúa causando sus dañosos efectos. Según ella, Pablo dice cuatro cosas diferente respecto del principio del día de reposo en cuatro de sus epístolas:

a) A los Romanos, conforme esa teología semi-sabatista, no hace caso guardar un día como otro, o día ningún, que Dios acepta todo sin problema. Puede ser, consecuentemente hasta el sábado! Los creyentes que decidan libremente como será a su liturgía de observancia o no de un día dedicado a Dios, cada un segundo su conveniencia (o de su patrón). Ahora, como el Dios que “no es Dios de confusión” consideraría eso, no es dicho, sobre todo porque seria un tanto complicado pensar en que día estos cristianos se reunirían para el culto, ya que Mateo dedica el domingo al Señor, Santiago el lunes, Andrés el martes, Felipe el miércoles, Pedro el jueves, Juan el viernes, Judas Tadeo el sábado y Bartolomeo, día ningún. . . La base de eso? La interpretación que dan a Romanos 14:5 y 6.

b) A los Gálatas la instrucción es que guardar días, y meses, y tempos y años es volver a los “rudimentos débiles y pobres”. Entonces, no hay más día ningún para guardar, ni sábado, ni domingo, ni cualquier día que sea. Es hasta un pecado pensar en dedicar un día al Señor, cosa “débil”, y “pobre”. La base de esto? — Gálatas 4:9 y 10.

c) A los Colosenses, el sábado no es más para ser observado porque fue abolido con la “acta de los decretos”. La base?—Colosenses 2:14-16. Pero ¿qué se queda en el lugar? Pablo simplemente nada dice, y como se contradice con lo que dijera a los romanos, el misterio permanece pairando en el aire. . .

d) A los Corintios, él sugiere que los cristianos observen el primer día de la semana yendo a la iglesia regularmente para recoger ofrendas (1 Cor. 16:2), no necesariamente para conmemorar la Resurrección que en parte alguna de las Escrituras cuenta con cualquier recomendación de observancia o es práctica sugerida.

       Hay hasta los que dicen que el lenguaje de Salmo 118:24, "este es el día que hizo Jehová", sería una "profecía" del domingo, pero los mismos que eso dicen después alegan que no es importante haber un día u otro, lo que nos lleva a ver la tremenda confusión de esas teorías novedaderas. En fin, ¿cómo el Espíritu Santo iba inspirar David a escribir eso para algo que no tiene importancia, ya que tanto se puede tomar un día, como otro, o aun ningún que sea?. . .

       Confusión y caos total caracterizan esas teses de falsos maestros que abandonan la verdad bíblica en cambio de nociones más "confortables". El camino más ancho es siempre más fácil de recorrer, pero el final de él es la muerte eterna, sobre todo cuando se tuercen las Escrituras para el objetivo de justificar el error (2a. Ped. 3:15-17).
 
 

 Click aqui para volver a la página inicial

 Ministerio en Español

Se desejar se comunicar com o autor, mande um e-mail para o link em baixo:

Professor Azenilto G. Brito
Ministério Sola Scriptura profazenilto@hotmail.com

*************************** 

Outras Opções


profazenilto@hotmail.com



Clique aqui para ir para a página do Prof. Azenilto ARTES CULINARIAS

  Clique aqui para para ir para a página de Historietas-Didaticas"

Clique aqui para ver artigos sobre Os"DEBATES CATÓLICOS"

Clique aqui para ver artigos sobre as "DOUTRINAS CATÓLICAS"

 Clique aqui para ver artigos sobre  SÁBADO OU DOMINGO

 Click aqui para ver artigos sobre a "Imortalidade"

 Click aqui para ler sobre as leis dietéticas

 Click aqui para ver artigos sobre as divisões das leis

 Clique aqui para voltar aos outros artigos

 Clique aqui para ir para os Artigos Numerados

 Clique aqui para ir para a página de livros.

 Ministerio Sola Scriptura