10 Preguntas Que Los Anti-Sabatistas Parecen
Incapaces de Responder
 &Analizando la Enseñanza Bíblica &

Prof. Azenilto G. Brito
Los que adoptan ciertas teorías semi-antinomistas/dispensacionalistas—una corriente interpretativa entre cristianos evangélicos que emergió por el final del 19o. siglo, que solo trajo confusión a la correcta interpretación de las Escrituras—no parecen capaces de responder ciertas preguntas que les han sido repetidamente planteadas y que son realmente importantes. Algunos de estos religiosos crearon en décadas pasadas especulaciones sin fundamento en el campo de la escatología respecto al rapto secreto de la Iglesia, anticipando que eso ocurriría en 1988, en que ciertamente se revelaron en total error. Pero también están en error concerniente al tema de la ley de Dios y del sábado. Veamos 10 preguntas que lo demuestran:

1ra.) Puesto que estamos en la “dispensación de la gracia”, y la “dispensación de la ley” ha pasado ¿cómo se salvaban los hijos de Dios en el tiempo del Antiguo Testamento?

Obs.: Este es un dilema para los dispensacionalistas en general, pues se dicen que eran salvados por la gracia, ¿cómo podría ser eso, ya que la “dispensación de la gracia” no había sido todavía inaugurada? Si alegan que eran salvados por el cumplimiento de la ley (como lo hacen muchos), ¿cómo podría alguien jamás tener alcanzado perfección ontológica para conseguirlo, pues la ley de Dios es “perfecta” (Sal. 19:7)?

2ra.) Cristo ha dicho que no vino para abolir la ley, sino para cumplirla. Él recomendó la más fiel obediencia a todos los mandamientos, no admitiendo negligencia a ninguno de ellos (Mat. 5:19). Aunque se considere que Él Se refería a la Torah entera, ¿cómo dicen algunos que Jesús no Se preocupaba con la fiel observancia del sábado y hasta defendió a Sus discípulos cuando presuntamente lo violaron? Si lo hizo, Él inevitablemente Se contradijo y tendría que ser considerado “el más pequeño en el Reino de Dios”, según Sus propias palabras.

Obs.: Los anti-sabatistas nunca parecen dispuestos a dar solución a este evidente dilema de su propia argumentación, y insisten en que Él realmente deseaba disminuir la importancia del mandamiento del sábado, considerándolo “inferior a la circuncisión”, torciendo las palabras de Cristo y demostrando que no entienden el sentido de Sus debates con los líderes judíos. En tales debates Él no trataba sobre SI debían guardar el sábado, ni CUANDO hacerlo, sino CÓMO observar el día en el espíritu correcto.

3ra.) Insistiendo en que Jesús en Mateo 5:17-20 hace referencia a la ley entera (Torah), lo que incluye las ceremonias, totalizando 613 reglas, los anti-sabatistas no perciben que en el contexto inmediato Cristo también Se dirige a Sus oyentes llamándolos “sal de la Tierra”, “luz del mundo”, más tarde enseñándoles la Oración del Padre Nuestro. Así, preguntamos: ¿Los que HOY se consideran “sal de la Tierra”, “luz del mundo” y oran el Padre Nuestro también están bajo la exigencia de cumplir las 613 reglas de la legislación judía?

Obs.: La alegación de que Cristo Se refiere a la Torah completa y recomendó su fiel obediencia (realmente Él hasta incluyó las ofrendas ceremoniales en Mat. 5:23, 24) NO RESUELVE el problema de que Él recomienda la fiel obediencia de TODA la ley, lo que incluye, y no excluye, el mandamiento del sábado. Pero entonces, ¿por qué hoy no observamos las ceremonias? Cualquiera que conozca bien su Biblia puede responder eso. . . .

4ta.) Además de no saber cómo responder a la pregunta del tópico anterior, los anti-sabatistas no pueden justificar el hecho de que en Mateo 5:17-19 el sábado está incluido, mientras la parte ceremonial de la ley cesó—lo que fue indicado por el rasgar del velo del templo de arriba abajo. Una vez que el sábado NO ES precepto ceremonial, ¿por qué no deberíamos observarlo?

Obs.:A despecho de que algunos alegan que el sábado es precepto ceremonial que se acabó en la cruz, realmente no hay medio de probar este punto. Las ceremonias fueron instituidas DESPUÉS de la caída del hombre, mientras el sábado fue establecido antes del pecado (Gén. 2:2, 3; cf. Éxo. 20:8-11 y Heb. 4:4). También las ceremonias apuntan al futuro—el sacrificio expiatorio de Cristo, mientras que el sábado apunta al pasado—es el memorial de la Creación.

5ta.) Cristo declaró que el sábado fue hecho “por causa del hombre” (Mar. 2:27), corrigiendo el verdadero significado del mandamiento. ¿Cómo se debe entender la primera parte de esa declaración? Acaso el sábado fue hecho solo para el hombre judío? La palabra en el texto para “hombre”—anthropós—denota el hombre universal, como es también utilizada en Mateo 19:5.

Obs.:Los que niegan el mandamiento divino del sábado no saben qué hacer con esto texto. Algunos tratan de “probar” que Cristo tenía en mente solamente al hombre judío. Pero esto no hace sentido en vista de Gén. 2:2, 3; Isa. 56:3-7 y Mat. 19:5. Tampoco tiene sentido interpretar en el sentido sugerido, como si la segunda parte dijera: “y no el hombre judío [fue creado] por causa del sábado”. No hubo creación de “hombre judío”, sino la del hombre universal. Después fue que aparecieron “judíos”, “babilonios”, “romanos”, “griegos" con el paso del tiempo.

6ta.) Cristo en Mateo 24:20 anticipa que dos cosas continuarían existiendo después de Su ascensión: a) el invierno; b) la observancia del sábado por Sus seguidores. RefiriéndoSe a la futura destrucción de Jerusalén, Él recomendó a Sus seguidores: “Orad, pues, que vuestra huida no sea en el invierno ni en día de reposo”. ¿Por qué no dijo Él que orasen para que no tuvieran que huir en el domingo, ya que sería el nuevo día de observancia según las tesis de algunos anti-sabatistas (no de la mayoría, que optó por adherirse al “dianingunismo/diacualquierismo/todolosdiasismo”, noción y práctica más convenientes).

Obs.: Los anti-sabatistas no saben lo que hacer con esta clara profecía de Cristo sobre el sábado siendo aún observado por Sus seguidores después de la cruz. Uno opositor trató de presentar una pregunta chistosa como una clara cortina de humo para disfrazar su incapacidad de dar respuesta convincente: “¿Acaso los sabatistas observan el invierno?” Eso fue todo lo que pudo decir sobre el texto, sin explicarlo. Y los que argumentan que las puertas de la ciudad eran cerradas los sábados, de modo que nadie podía salir (lo que explicaría las palabras de Cristo) no tienen razón porque puertas más pequeñas, secundarias, eran mantenidas abiertas y la gente podía salir, como el episodio de los discípulos de Cristo recogiendo espigas para comer de inmediato (Mat. 12:1) lo prueba. También las palabras de Jesús no se limitan al ambiente urbano, pue Él dijo: “. . . los que estén en Judea huyan a los montes”. (vs. 16 y Lucas 21:21).

7ma.) En el concilio reunido en Jerusalén para enfrentar el desafío de los judaizantes (Hechos 15), algunas instrucciones fueron dadas sobre cosas de que los cristianos gentiles debían abstenerse, y entre estas el mandamiento del sábado NO ESTÁ LISTADO. ¿No sirve esto de clara prueba de que no había dudas entre aquellos creyentes en cuanto a la validez del mandamiento, obedecido por todos? Esto se hace evidente en razón de que los primeros cristianos eran de etnia judía, y “celosos de la ley” (Hechos 21:20)?

Obs.: La manera de superar esta importante evidencia en favor del mandamiento del sábado como todavía en vigor entre los cristianos primitivos es alegar que los judaizantes apuntaban a la “ley de Moisés” como teniendo que ser cumplida (vs. 5). Pero en esa manera discriminan contra el mandamiento del sábado, olvidándose que la “ley de Moisés” no tenía solamente esto precepto, como también “no matarás”, “no cometerás adulterio”, “honra tu padre y tu madre”. . . ¿Acaso los cristianos gentiles no estaban bajo la obligación de tener respeto por estos principios?

8va.) ¿Por qué habló Pablo en términos tan positivos sobre la ley (Rom. 7:12, 14, 22, 25), si tenía intención de enseñar que no era más normativa a los cristianos?

Obs.: Los anti-sabatistas se empeñan en verdadera gimnasia exegética para demostrar que Pablo no podería referirse a los Diez Mandamientos, que habrían sido “abolidos”, una vez que la idea de división de la ley de Dios en “moral”, “ceremonial”, “civil” es negada por ellos. El error sobre como considerar a la ley, según Pablo, era buscar justicia mediante su obediencia, lo que es una imposibilidad, porque la función de la ley no es salvar (ver Rom. 9:30-32). Como un espejo que apunta a la mancha pero no tiene medios de limpiarla, la ley apunta al pecado (Rom. 7:7), pero no tiene recursos para borrarla, ni tiene medios para transmitir santidad. Con todo, es significativo que Pablo dice que sirve a la ley de Dios (Rom. 7:25).

9na.) Otro de los argumentos anti-sabatistas es que al declararSe “Señor del sábado” Cristo estaría realmente diciendo que Él tenía el derecho de hacer lo que quisiese con el sábado, incluyendo violarlo. Cierto “apologista cristiano” hasta dijo que Cristo quería establecer “grados de violación del sábado”, ciertamente un concepto revolucionario! Si esto es verdad, ¿donde exactamente están definidos esos “grados” para violación del sábado? Imaginándose que el sábado sea un precepto ceremonial (lo que, obviamente no tiene fundamento), habría grados de violación para cualquier otra ceremonia? ¿Si no, por que no?

Obs.: Lo que pasa es que algunas personas tratan de transferir para Cristo sus prejuicios anti-sabáticos, que, ciertamente, Aquel que Se declaró “Señor del sábado” no abrigaba. Cristo Se declaró “Señor del sábado”, no para hacer una campaña contra el sábado (como algunos anti-sabatistas dejan implícito), sino para demostrar Su autoridad de corregir la visión distorsionada concerniente a su legítima observancia. Los líderes judíos también distorsionaban el sentido del 5o. mandamiento (Mar. 7:9ss) y del principio del diezmo (Mat. 23:23). Ellos muchas veces Le preguntaban “¿Con qué autoridad haces estas cosas? y quien te dio esta autoridad”? (Mat. 21:23) Así, Él era “Señor del sábado” porque tenía autoridad para corregirlos con respecto a la forma de observar el mandamiento, apuntándoles sus desviaciones sobre la cuestión de CÓMO observar el día del Señor en el espíritu correcto.

10ma.) Los adherentes de la corriente teológica semi-antinomista dispensacionalista silencian enteramente con respecto a las pruebas indisputables de que lo que constituye la ortodoxia evangélica sobre el tema del sábado por siglos es la validez actual del Decálogo como patrón de conducta cristiana, la división de la ley como teniendo preceptos de carácter “moral”, “ceremonial”, “civil”, y el entendimiento de que el 4o. mandamiento no es solamente moral, sino también universal, y derivado del Edén.

Obs.: Muchos anti-sabatistas simplemente quieren negar el innegable—de que hay pruebas y más pruebas de que siglos antes de los adventistas del séptimo día aparecer en el escenario religioso, ya metodistas, presbiterianos, bautistas, anglicanos, luteranos, congregacionales enseñaban lo mismo sobre la validez presente del Decálogo entero, y sobre la “división” de la ley. Hubo cierto “apologista” que hasta aseguraba a la comunidad evangélica a que se dirigía que la noción de existir esa división de una ley “moral”, y también el código “ceremonial”, “civil”, “penal”, etc., era un “artificio” creado por los adventistas para abogar la observancia del sábado, lo que no es para nada la verdad de los hechos.
 
 

 Click aqui para volver a la página inicial

 Ministerio en Español

Se desejar se comunicar com o autor, mande um e-mail para o link em baixo:

Professor Azenilto G. Brito
Ministério Sola Scriptura

profazenilto@hotmail.com

*************************** 

Outras Opções


profazenilto@hotmail.com



Clique aqui para ir para a página do Prof. Azenilto ARTES CULINARIAS

  Clique aqui para para ir para a página de Historietas-Didaticas"

Clique aqui para ver artigos sobre Os"DEBATES CATÓLICOS"

Clique aqui para ver artigos sobre as "DOUTRINAS CATÓLICAS"

 Clique aqui para ver artigos sobre  SÁBADO OU DOMINGO

 Click aqui para ver artigos sobre a "Imortalidade"

 Click aqui para ler sobre as leis dietéticas

 Click aqui para ver artigos sobre as divisões das leis

 Clique aqui para voltar aos outros artigos

 Clique aqui para ir para os Artigos Numerados

 Clique aqui para ir para a página de livros.

 Ministerio Sola Scriptura